Académica de la UDA expuso en Comisión de Mujeres sobre Proyecto de Ley que sanciona el acoso sexual en educación superior

cory duarteLa Dra. Cory Duarte, académica de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Atacama enfatizó en la importancia y aspectos claves de la iniciativa.

El día 30 de septiembre la Comisión de Mujeres y Equidad de Género aprobó, en forma unánime, el Proyecto de Ley que sanciona el acoso sexual en el ámbito académico. Previa votación, las diputadas escucharon las exposiciones de las docente Raquel Flores, de la Universidad Bernardo O’ Higgins, y de la académica de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Atacama, Dra. Cory Duarte.

Cabe destacar que la propuesta busca asegurar que los establecimientos educaciones de educación superior sean “espacios libres de violencia y abuso sexual, teniendo como eje principal la dignidad humana y el principio de no discriminación”. Además, se establece que las instituciones deberán contar con una política integral para abordarlo.

La Dra. Cory Duarte, académica de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Atacama expreso que recibió la invitación desde la presidencia de la comisión de mujeres y equidad de género para participar de la jornada.

“El proyecto de ley implica un reconocimiento explícito a la existencia de acoso sexual al interior de las instituciones de educación superior. Según la encuesta del Observatorio contra el acoso callejero, un 35% de las mujeres señalan haber vivido alguna situación de acoso al interior de establecimientos educativos. La cifra coincide con los estudios que se han hecho al respecto. Estos señalan, además, la necesidad de fortalecer los mecanismos de protección y denuncia, así como el establecimiento de sanciones efectivas contra quienes cometen estos actos”, indicó la docente.

Además, agregó que “me parece que evidenciar estos temas, sumado a la instalación de mecanismo de protección a víctimas y a la instalación de dispositivos de sensibilización y educación, puede permitir la construcción de culturas y comunidades universitarias en las que se puedan erradicar este tipo de violencias. Sin embargo, esto no es fácil y no lo es todo, pues requiere un cambio estructural total en las instituciones, y que requiere un compromiso mayor de toda la comunidad universitaria”.

PROYECTO DE LEY

En primer lugar, la Dra. Cory Duarte valoró la idea de legislar sobre el acoso sexual en educación superior, pues la “legislación nacional no entrega las herramientas suficientes para que las instituciones de educación superior aborden estas temáticas”, indicando además en la “la urgente necesidad de que las instituciones de educación superior asuman de manera seria estos asuntos y no sólo desde el plano simbólico o nominal. Por ello se requieren medidas que faciliten un cambio cultural y estructural en su interior, para que así se pueda expresar de mejor su pleno compromiso con la defensa de la dignidad y los derechos humanos".

En cuanto a las observaciones respecto del proyecto de ley, la docente valoró positivamente el que la propuesta incluya a todas las instituciones de educación superior sin distinción. Sin embargo, señaló algunas dificultades que presenta la iniciativa en relación con la comprobación de las situaciones de acoso sexual, además de la consideración en el proyecto de las denuncias falsas. “Asimismo, preocupa la forma en que las instituciones de educación superior van a asignar recursos específicos para la generación de los planes de prevención y sanción que deben de disponer para acoger a las víctimas y establecer las responsabilidades qué devienen de la aplicación de esta ley. Al mismo tiempo me parece que la ley debe de señalar obligaciones para todas las instancias que intervienen en el contexto educativo superior”, enfatiza la profesional.

Según la Dra. Duarte, hay un punto relevante que no está lo suficientemente abordado en el proyecto de ley, vinculado con la incorporación de los planes de prevención de acoso sexual cómo requisito para la acreditación. “Concuerdo con organizaciones de académicas e investigadoras, quienes han señalado la necesidad de incentivar el cumplimiento de la normativa al incorporar la disminución del acoso sexual como un indicador de aseguramiento de la calidad de la educación”.

En esta misma línea, señala que otro tema tiene relación con “la inclusión de sujetas invisibilizadas como las estudiantes de posgrado, becarias, doctorantes, y funcionarias de servicios terciarios. También, queda fuera de la actual propuesta, aquellas  situaciones relacionadas con ciberacoso, elemento que ya había sido mencionado por el Observatorio contra el acoso callejero, la Red de Investigadoras y la representante de la Comisión de Género del CRUCH. Finalmente propuse que se generen dos acciones relevantes para evitar que personas sancionadas por acoso sexual en instituciones de educación superior pueda reiterar su conducta, por ello se sugiere el impedir a los acosadores postular a fondos públicos, por ejemplo, los de ANID, y la creación de un registro de acosadores sexuales en la Superintendencia de Educación S uperior, lo que permitiría corregir el traslado de personas que han sido sancionadas en virtud de la aplicación de la ley”.

IMÁGENES