Enrique Lillo Antúnez: Reflejos de una vida

 IMG-20200723-WA0025En memoria de Don Enrique Lillo Antúnez, uno de los “Cinco Juramentados de la Universidad de Atacama, quienes promovieron la fundación de la Actual Casa de Estudios Superiores, hecho que se cumpliría el 24 de octubre de 1981.

En el marco del reconocimiento que se realizó a Don Enrique Lillo, por su gran aporte a la Educación en la Región de Atacama, la académica e investigadora de la Facultad de Humanidades y Educación, Mg. Marcela Urízar Vergara, efectuó una entrevista y reseña en el 2016, material inédito bibliográfico que hoy más que nunca, en el día de su partida a sus 86 años, cobra importancia.

Enrique Eusebio Lillo Antúnez, nacido en Santiago en el Hospital el Salvador, bisnieto de Eusebio Lillo Robles, el creador del Himno Nacional, realizó sus primeros estudios en Escuela Anexa a la Normal José Abelardo Muñoz, en la ciudad de Santiago. Cursó la Enseñanza Media en la Escuela de Artes y Oficios y la enseñanza superior en el Instituto Pedagógico de la Universidad Técnica del Estado, en donde se tituló de Profesor de Estado para la Enseñanza Industrial y Técnico Industrial en Construcciones Metálicas

En su paso por nuestra región, realizó significativos aportes a la educación, a la cultura, al desarrollo integral de la Comunidad Universitaria y Regional, entre los cuales mencionaremos algunos de los más importantes, como por ejemplo que Ingresó a la Universidad Técnica del Estado sede Copiapó, el 25 de abril de 1960 por resolución de Concurso Público Nacional y que a los pocos años, ocupó el cargo de Director de la Escuela Técnico Profesional E.T.P. desde el 1º de enero de 1974, permaneciendo en dicho cargo por espacio de diez años.

De espíritu inquieto y con un profundo sentido social, muy visionario siempre preocupado por fortalecer la Educación en Atacama, y por un convenio con ENAMI, entre los años 1974-1975, formó una Escuela Nocturna, para que los trabajadores de esta empresa, terminaran sus estudios, pudiendo optar gracias a esta iniciativa, a obtener un título técnico; además fue el coordinador de esta Escuela de Nivelación Media.

Entre otros de sus aportes a la formación y por un convenio con la cárcel, algunos reclusos tuvieron la oportunidad de terminar sus estudios y aprender un oficio, Tornería Mecánica. También apoyó la formación de la Escuela Hogar de Carabineros de Chile.

Su gran vocación formadora, lo llevó una vez terminadas las clases en la Escuela Técnico Profesional en donde se desempeñaba, a continuar su tarea en el Instituto Tecnológico, en donde hacía clases de lunes a viernes en horario vespertino, desde las 18:00 horas, llegando a su hogar alrededor de las 12 de la noche.

IMG-20200723-WA0023En su prolífera carrera, fue coordinador del Convenio Universidad Técnica del Estado y el Instituto Nacional Capacitación Profesional (INACAP) desde el año 1964 a 1969. Entre los años 1974 y 1984, fue director de la Escuela Técnico Profesional E.T.P y el fundador de la Orquesta de Espectáculos de la Escuela Técnico Profesional, vigente hasta hoy. También ocupó el cargo de Coordinador de los Cursos de Capacitación Tecnológica de esta prestigiosa escuela.

Coordinó cursos de Capacitación Laboral en el año 1980. Entre los años 1977 y 1983, fue organizador y Director de Cursos Preuniversitarios para Estudiantes de Enseñanza Media de Copiapó

Fue uno de los llamados "cinco juramentados de la Universidad de Atacama", quienes en el mes de marzo de 1981, se reunieron para promover la fundación de la actual Casa de Estudios Superiores, en dicha reunión participaron junto a don Enrique Lillo Antúnez en aquel entonces, Director del Instituto Tecnológico y de la Escuela Técnico Profesional; Vicente Rodríguez Bull, Vicerrector del Instituto Profesional; Rudecindo Silo, Director del Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas; el Director de Asuntos Estudiantiles Sr. Ángel Peralta y el Secretario General Sr. Luis Cabello Vega, los que en un acto simbólico, juraron poniendo una mano sobre otra, que lograrían ser universidad, anhelo que se materializó el 24 de octubre de 1981.

IMG-20200723-WA0033Fue el fundador y director de la Escuela de Pedagogía del Departamento de Ciencias Sociales y Educación, siendo el primer Decano de la Facultad de Humanidades y Educación, desde el 01 junio de 1981 al 26 de junio de 1984, su espíritu visionario, lo llevó a crear en el año 1982 la carrera de Educación Parvularia.

Actualmente ejercía como director del Centro de Desarrollo Cultural Caldera de la Universidad de Atacama, del cuál fue su fundador en el año 1996.

Otros cargos desempeñados en su extensa carrera destacamos:

-          Secretario Académico de la Facultad de Humanidades y Educación desde el día 2 de enero de 1999 al día 30 de junio del año 2006.

-          Vicerrector Académico desde el 27 de junio de 1984 al 31 de diciembre del año 1998.

-          Secretario Académico de la Facultad de Humanidades y Educación desde el día 2 de enero de 1999 al día 30 de junio del año 2006

-          Integrante de la Comisión de Nombramiento y Promociones en Representación del Cuerpo de Académicos de la Facultad de Humanidades y Educación, año 1999 -2001 - 2003 - 2009 – 2010.

-          Miembro y coordinador de las actividades académicas y administrativas de la Comisión Universitaria de la Carrera de Derecho, año 1994 hasta 1998.

-          Representante de la Universidades Estatales de la Macro Zona Norte ante la Federación de Universidades Estatales de Chile año 2005 - 2006.

Enrique Lillo recibe el homenaje de la FacultadDon Enrique Lillo Antúnez, sin duda ocupó un lugar de importancia en nuestra Comunidad Universitaria, especialmente para la Facultad de Humanidades y Educación, por lo que deseamos expresar nuestro agradecimiento, reconocimiento a su fructífera labor y su gran legado a la Universidad y a la región de Atacama. Don Enrique, como afectuosamente le llamamos, siempre manifestó su preocupación por la formación docente y consideró a la Educación, "como la principal herramienta de desarrollo de un país".

Gracias Don Enrique, por tantos años de entrega abnegada al fortalecimiento de la Educación en la Región de Atacama, la región en donde florece el desierto.

A continuación, la transcripción de la entrevista realizada a Don Enrique Lillo Antúnez, por la docente e investigadora de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad de Atacama, Mg. Marcela Urizar Vergara, titulada “Reflejos de una vida”, que muestra el recorrido que tuvo este destacado académico, quien será siempre recordado por su importante aporte a la región de Atacama y a nuestra Universidad: Don Enrique Lillo Antúnez.

01.- Nombre de sus Padres:

Armando Lillo Braniff – Lidia Antúnez Fierro

02.- ¿Qué Vinculo tiene con Don Eusebio Lillo y Don Nemesio Antúnez?

Bisnieto de Don Eusebio Lillo y Sobrino Nieto de Don Nemesio Antúnez.

03.- Describa el lugar donde creció

“Una hermosa Casa Quinta en la Comuna de Quinta Normal, en la Región Metropolitana”

04.- ¿En dónde estudió?, ¿Cuáles eran sus materias favoritas?

“La Enseñanza Primaria, la cursé en la Escuela Anexa a la Normal “José Abelardo Núñez”, mis materias predilectas eran Castellano e Historia de Chile.

La Enseñanza Media, la realicé en la Escuela de Artes y Oficios de la Universidad Técnica del Estado y mis materias favoritas eran Matemáticas y todo lo relacionado a especialidades como en Seguridad Industrial y Dibujo Técnico”.

05.- ¿Qué personajes lo inspiraron y por qué?

“Los Personajes que me inspiraron en mi niñez y juventud, fueron los Patriotas Bernardo O’Higgins, Manuel Rodríguez, Arturo Prat, por su espíritu de sacrificio y amor a la Patria, y en mi Juventud lo más distinguidos Educadores Andrés Bello, Pedro Aguirre Cerda, Valentín Letelier, por su aporte al desarrollo intelectual del País”

06.- ¿Cuáles fueron algunos de los desafíos que le ha tocado enfrentar?

“Los desafíos que me ha tocado enfrentar en primer Lugar mi adaptación a la naturaleza y clima del Norte”.

07.- Describa como era Copiapó, cuando llegó y a qué desafíos se enfrentó

“La Ciudad de Copiapó, me dio la impresión de un Campamento Minero, que tenía una población cercana a los 30.000 habitantes, con su Centro Cívico de construcción de barro y cañas. Los desafíos más importantes, eran la Municipalidad de Copiapó, La Iglesia Catedral, la Escuela de Minas, el Teatro Municipal, Calle Atacama, la que servía de paseo obligado de los habitantes, el paseo se distinguía, la Plaza de Armas, por su calidad y frondosidad de sus árboles y esculturas”.

08.- ¿Qué lo motivó para venir a Copiapó?

“Mi motivación por venir a Copiapó, era conocer uno de los lugares de Relegación de Eusebio Lillo Robles y asumir el cargo de Profesor jornada completa, en el grado de Oficios de la Escuela de Minas de Copiapó, sede Copiapó”.

09.- ¿Cuál considera que ha sido su aporte más importante a la región?

“La Fundación de la Universidad de Atacama y la creación del Grado Técnico Profesional”.

10.- ¿Qué cursos dictó cuando llegó a Copiapó?

“Los Cursos dictados a los Alumnos del Grado Técnico Profesional (ETP.) y a Alumnos del Primer año de Ingeniería de Minas, egresados del Liceo de Hombres José Antonio Carvajal”.

11.- ¿Qué funcionaba en las actuales dependencias de la UDA, cuando llegó a la Ciudad?

“Funcionaban en el Campus Norte, el Internado de los Alumnos del Grado Oficio y de los Alumnos de Ingeniería de Ejecución, las Salas de Clases, los Talleres y Laboratorios

En el Campus Sur, funcionaba la Escuela Normal Rómulo J. Peña Maturana”.

12.- ¿Qué participación tuvo en el nacimiento de la Universidad de Atacama, comente qué lo motivó a involucrarse, qué desafíos debió enfrentar?

“En la Fundación de la Universidad de Atacama, participé junto al Vicerrector de la Sede, Don Vicente Rodríguez Bull, Don Luis Cabello Vega, Secretario General de la Sede, Don Ángel Peralta, Director de Asuntos Estudiantiles, yo, como director del Instituto Tecnológico y de la Escuela Técnico Profesional y Don Rudecindo Silo Silo, Director del Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas.

El motivo principal que produjo mi participación en la Fundación de la Universidad de Atacama, fue el Decreto con Fuerza de Ley N° 14, del 14 de marzo de 1981, que decretaba la creación del Instituto Profesional de Copiapó.

Los desafíos fueron la posible pérdida del trabajo de funcionarios de la Sede de la Universidad Técnica del Estado de Copiapó, por no respetar el Decreto Emitido por las máximas Autoridades del Gobierno Militar, el Presidente de la República Don Augusto Pinochet Ugarte y su Ministra de Educación, Doña Mónica Madariaga”-

13.- ¿Cuáles son los hechos que considera más significativos en su paso por la Universidad de Atacama?

“Los hechos más significativos en mi paso por la Universidad de Atacama son la creación de nuevas Carreras, los Programas de Postulación de los Postgrados, los Institutos de Investigaciones, la Contratación de Nuevos y Destacados Académicos, que aseguraban un aporte a la Región y el País”.

14.- ¿Cuáles son sus próximos desafíos?

“Los próximos desafíos son con el Campus Caldera, continuar colaborando con las Expresiones del Arte y la Cultura, en la Comuna de Caldera. En el quehacer Académico, realizar Cursos de Postítulos y de Perfeccionamiento a los Docentes, de los Establecimientos Educacionales de la Comuna.

Continuar con la Atención a la Juventud, de los Adultos Mayores y Organizaciones en General, la creación de la Brigada de ScoutComunal, ofreciendo actividades de interés, en cursos de Computación, Pintura, Artesanía, Manualidades y calificaciones varias”.

Entrevista realizada por la académica de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad de Atacama, Mg. Marcela Urizar Vergara

 

IMÁGENES