Viviana Tesmer: “La retención de estudiantes que ingresan a la Universidad de Atacama vía PACE es bastante positiva”

foto viviana tesmer La directora del Complejo Tecnológico de Aprendizaje UDA, Viviana Tesmer, explicó que el 2019, la retención de estudiantes que ingresaron mediante este programa fue de un 90% y durante este año, alcanza una cifra de 95%.

Desde el año 2015, la Universidad de Atacama ejecuta el Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE) del Ministerio de Educación, siendo la única institución en la región encargada de desarrollar esta iniciativa, cuyo objetivo es permitir el acceso a la educación superior de estudiantes destacados en enseñanza media, provenientes de sectores vulnerables, mediante acciones de apoyo permanente y asegurando cupos en la oferta académica de nuestra Institución.

La directora del Complejo Tecnológico del Aprendizaje (CTA) y responsable del Programa PACE en la Universidad de Atacama, Viviana Tesmer Orellana, se refiere a los logros y proyecciones a futuro de esta importante iniciativa.

¿Cuál es el alcance que tiene el Programa PACE ejecutado por la UDA?

“El Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo de la Educación Superior está orientado a estudiantes de terceros y cuartos medios, de 14 liceos de la región de Atacama y de esos establecimientos educacionales estamos cubriendo el 100% de la provincia de Huasco, y de Chañaral y el 75% de la provincia de Copiapó. Por lo tanto, estamos instalados en todos los liceos municipales de estas provincias, que tienen un componente que es el grado de vulnerabilidad”.

¿Qué aspectos principales diferencia este programa?

“La cantidad de estudiantes que nosotros atendemos es alrededor de 3200 alumnos, entre 3° y 4° medios, por lo tanto, es un número muy significativo que está siendo apoyados por el Programa PACE (…) Este programa que se viene instalando del 2015 en la Universidad de Atacama y en la región, lo asumimos como CTA el año 2019.

La iniciativa tiene como características abordar ciertas condiciones. En primer lugar, hay un componente que es el Programa de Preparación de Enseñanza Media (PEM), que se centra en trabajar con los 3° y 4° medios, y básicamente se enfoca en reforzar competencias que están declaradas en las bases curriculares, porque lo que se requiere en el mundo son estudiantes que tengan capacidad de comunicación efectiva, pensamiento crítico, trabajo colaborativo, creatividad, autonomía, habilidades transversales más allá del área disciplinar.

En colaboración con los docentes de los colegios reforzamos las competencias, y trabajamos el área de exploración vocacional, es decir, la búsqueda de deseos y proyección de vida de los estudiantes, para apoyarlas en su postulación a la educación superior.

Tenemos un componente que es más macro, que se llama gestión operativa, que tiene relación con la articulación y vinculación con toda el área empresarial, área pública, con los establecimientos educacionales. Son relaciones públicas estratégicas que permiten establecer convenios, protocolos y afianzar los trabajos entre las distintas entidades.

Por último, tenemos el componente de acompañamiento de educación superior, que hace referencia a todo el apoyo que se le brinda desde el área PACE de la Universidad, ya sea socioafectivo, psicoeducativo, y académico al estudiante que ingresa mediante este programa”.

¿Qué actividades PACE se desarrollan  y cómo lo ejecutan ahora virtualmente por la pandemia por Covid-19?

"Debido a la contingencia hemos tenido que pasar de la modalidad presencial a la virtualidad, y lo primero que hemos hecho ha sido tratar de contactarnos con los estudiantes, siendo esto una de las mayores dificultades, por los problemas de conectividad. Por ende, el Programa PACE, colaboró con los establecimientos educacionales mediante la compra de chip de internet, adquirimos alrededor de 1.700, los cuales fueron entregados a los distintos colegios para que los alumnos contaran con la conectividad necesaria para poder trabajar y estudiar (...) En este contexto, hemos abordado plataformas como Moodle para el trabajo con los profesores, en donde nuestros encargados apoyan al docente, le entregan material de metodologías nuevas, para que pueda trabajar en esta virtualidad. Por otro lado, estamos trabajando con los estudiantes en plataforma classroom, para reforzar sus competencias y su exploración vocacional.

Además, hemos realizado entrevistas a apoderados de colegio, organizamos un Webinar sobre cómo abordar las clases en este contexto de salud mental, con el profesional de la UDA, Ricardo Jorquera, y hace poco realizamos una entrevista a la Coordinadora Nacional de Currículum y Evaluación del Ministerio de Educación, María Jesús Honorato, quien expuso sobre la Priorización Curricular. Hemos hecho una cantidad de acciones para poder mejorar los caminos que sabemos que han sido tremendamente complejos, no solo para los estudiantes, sino también para los profesores y apoderados.

Los canales de comunicación han sido básicamente las redes sociales (Instagram, Facebook, Youtube) transmitiendo en vivo, prácticamente todos los días, realizando entrevistas a emprendedores, a profesionales, de tal manera de orientar al estudiante respecto al camino y decisiones que tiene que tomar a futuro. Estas plataformas han sido un gran aliado desde el punto de vista participativo, por lo que ya tenemos contemplado que vamos a mantener algunos canales abiertos de forma permanente, porque es una manera muy rápida de poder acceder a los estudiantes.

En relación al programa PACE AES, se ha mantenido de la misma forma como lo ha hecho el CTA, es decir, a través de las plataformas Classroom, Meet, y llamadas telefónicas, por lo que se han adquirido celulares para los profesionales, para que puedan tener el contacto directo con los estudiantes y de esta manera, hacer seguimiento a cada uno de ellos y conocer las problemáticas que puedan estar teniendo".

¿Cuáles son los logros que han obtenido con este Programa? ¿Cómo es el desempeño que han tenido los alumnos que han ingresado a la UDA vía PACE?

“Los logros básicamente, tienen relación en que la mayoría de alumnos habilitados que ingresan a la Universidad de Atacama vía PACE, se mantienen estudiando, en ese sentido, hemos logrado que la retención sea bastante positiva, si lo comparamos a nivel institucional. Nosotros del año 2017, tenemos un 62% de retención, pero pensando que hay alumnos que ya egresaron y el año 2019 la retención es de un 90%, y durante este año estamos alrededor del 95%.

Además, los estudiantes que han hecho interrupción de estudios siguen siendo apoyados por el PACE, de tal manera, que se puedan incorporar al año siguiente. Otro logro importante tiene que ver con la institucionalización del programa, porque antes estaba muy encapsulado en una facultad, en cambio hoy ya está bajo la Dirección General de Pregrado y nos articulamos muy bien con el CTA.

En relación a la percepción que se tiene del Programa, basado en las encuestas de satisfacción, no sólo los estudiantes, sino también los establecimientos educacionales que participan con nosotros, tienen una mirada muy positiva de colaboración.

Es importante valorar el compromiso de todo el equipo. Este año, hemos logrado incorporar nuevos profesionales al Programa PACE, que tienen una trayectoria importante, curricular y laboral. Es un equipo muy humano, comprometido, profesional, muy dispuesto a trabajar, y eso hace la gran diferencia entre un equipo y otro”.

¿Cuáles son las metas impuestas para los próximos años?

“De acuerdo a lo establecido por el Ministerio de Educación, el Programa PACE ya es una política pública. Lo primero es que los equipos de trabajo puedan tener una proyección institucional, porque hoy más del 70% del equipo PACE está a honorarios, entonces nuestra meta es, en la medida de lo posible y entendiendo las contingencias nacionales, que los profesionales estén a contrata, para que les brinde mayor estabilidad.

Otra meta es seguir mejorando nuestros indicadores, creemos que debemos hacer un seguimiento de manera más continua, no solamente los dos primeros años, porque eso es lo que pide el Programa PACE, entendiendo que en el 3° año la deserción es menor, sin embargo, nosotros sabemos que eso no es tan así. Entonces hacer un seguimiento al estudiante desde que ingresan hasta que egresan y ojalá saber cómo ha sido su empleabilidad.

Por otro lado, esta el interés de que más estudiantes puedan ingresar a la Universidad de Atacama, habilitados mediante PACE. La idea es tratar de capturar a más estudiantes con vocación académica, alumnos talentosos que ingresen y permanezcan en nuestra Casa de Estudios”.

¿Qué mensaje le entregaría a los jóvenes que están ad portas de entrar a la Universidad?

“Primero que todo tener tranquilidad y disminuir la ansiedad. Tienen que estar seguros de que la Universidad de Atacama, una vez que ellos ingresen, cuentan con una cantidad de apoyo destinado a ellos, para que puedan transitar exitosamente por nuestra Casa de Estudios, como el Programa PACE, el Complejo Tecnológico de Aprendizaje, que aborda las mismas áreas de acompañamiento académico y psicoeducativo.

Pero también, tenemos Bienestar Estudiantil, Área de Salud, económica, Unidad de Inclusión, Oficina de Igualdad de Género, existe el profesor Jefe de Cohorte Estudiantil, académico que acompaña a los estudiantes desde que ingresan hasta que egresan, haciendo las derivaciones, observaciones respectivas, por lo tanto, hay una serie de mecanismos instalados al interior de la UDA, a disposición del estudiante, para brindar apoyo durante todo su proceso universitario.

Les diría a los estudiantes que tomen las cosas con altura de miras y que obviamente el Programa PACE va a estar acompañándolos a través de todos los mecanismos, y canales comunicativos que tenemos en este minuto”.