Estudiantes de Trabajo Social participaron en realización de emotivo mural memorial de Potrerillos

Potrerilllos Mural 01En la Villa Potrerillos de Paipote, un equipo compuesto por estudiantes de la Universidad de Atacama y de la Universidad de La Serena, junto a vecinos y al Servicio País, consiguieron plasmar en la obra plástica el sentimiento identitario de los residentes, quienes llegaron al conjunto habitacional procedentes desde esta antigua localidad minera

Producto de la investigación realizada en el barrio, las estudiantes en práctica de la carrera de Trabajo Social, dadas las conversaciones con vecinos y dirigentes de la Villa Potrerillos acordaron realizar una acción que lograra destacar la memoria colectiva. Una obra que identificara los mejores recuerdos de una vida vecinal en que todos se conocían, como acontecía en el Campamento Minero de Potrerillos.

SERVICIO PAÍS

El Ingeniero Ambiental, Pablo Moya quientrabaja desde marzo en Paipote, lo hace para el Servicio País, el cual forma parte de la Fundación Para la Superación de la Pobreza, explicó que “la Fundación tiene un programa de intervención que se llama Servicio País y además tenemos los voluntariados. Este programa de voluntariado fue en donde participaron las estudiantes de la Universidad de Atacama; ellas, además, son practicantes del programa Servicio País, pero en específico fueron un aporte en el voluntariado”.

Catalina Guerrero Soto, Alina Fuentes Egaña, Gisselle Olivares Alfaro y Sofía Grogg Balcázar, son estudiantes de tercer año de Trabajo Social y realizan su Práctica Macro, en la Fundación Para la Superación de la Pobreza, que colabora permanentemente en la localidad de Paipote, en la comuna de Copiapó.

Al entrar en materia, Pablo Moya dio a conocer que en junio comenzaron a trabajar en la población en donde los habitantes llevan unos 30 años residiendo, “este voluntariado se enfocó en hacer una recuperación histórica del sector de Potrerillos, que es una Junta de Vecinos que está en Paipote. Son un grupo de adultos mayores, que llegaban desde el campamento Potrerillos a vivir aquí en Paipote. Lo que hicimos fue recuperar un poco sus anhelos y sus recuerdos de todo lo que vivieron allá”.

Fue así como, de acuerdo a lo informado por el Departamento de Trabajo Social Universidad de Atacama (UDA), recientemente junto a la comunidad, inauguraron un mural en el sector, con el fin de visibilizar los espacios públicos y territorios, en defensa de los recursos naturales y del Medioambiente.

MURAL

La estudiante de tercer año de Trabajo Social, Catalina Guerrero, señaló que les impactó la historia de los vecinos y cómo llegaron a habitar la población: “A ellos les habían sacado y trasladado a un lugar que no conocían, en donde era todo muy diferente. Pudimos ver que el mural podría ser una bonita instancia para que ellos recordaran su tiempo en Potrerillos. Nosotros trabajamos en conjunto con un practicante de diseño gráfico de la Universidad de la Serena, Rodrigo, junto a la señora Elena, diseñamos el mural para que también fuera significativo para ellos”.

“Llegamos donde la presidenta de la junta de vecinos de Potrerillos, la señora Elena Picón y nos llamó mucho la atención la historia acerca de cómo ellos venían desde la ciudad de Potrerillos. Al ser catalogada como Zona de Sacrificio, ellos tuvieron que salir de ahí y los instalaron en Paipote, entonces nos llamó mucho la atención aun con el tiempo que ha pasado -30 años-, ellos todavía recordaran Potrerillos con tanta nostalgia”, detalló Guerrero.

La Practicante de Trabajo Social añadió que “a ellos los sacaron del entorno en el que vivían por un problema ambiental, aunque la verdad aquí en Paipote también ocurre, en otras palabras que se vea que esto le afecta a la gente, que tener más zonas de sacrificio en Chile causa daño a la gente común”, sentenció.

Catalina Guerrero comentó que “el mural tuvo muy buena recepción, la comunidad lo acogió muy bien y eso también nos sirve para establecer vínculos con ellos y así poder realizar el trabajo que espera tanto la Universidad, así como la Fundación para la Superación de la Pobreza”.

La practicante de la UDA comentó que los vecinos de la Villa Potrerillos también han planteado problemas de seguridad pública, que se agravan al estar en medio de dos poblaciones con notorios índices de inseguridad, afirmó.

NOSTALGIA

Durante una visita realizada hace algunos días al propio Paipote, para conocer en terreno la obra conmemorativa, nos encontramos a Sonia Leontina Farías Contreras, aseando la plazuela de la población, en donde está emplazado el mural. Ella, quien al igual que muchos de sus vecinos también viene de Potrerillos y aseguró que “los chicos han hecho un excelente trabajo y además son muy comunicativos, para ellos ser lolos. Nos trataban como si nos hubieran conocido hace mucho tiempo”.

La residente, señaló sobre los detalles del diseño que, recordando cada lugar, cada situación lo observa y es como si de verdad estuviese en el ahora abandonado pueblo minero. Sonia Farías, quien llegó a la población en la década del 90, describió los detalles de la obra, “el mural representa Potrerillos, la Virgen que les quedó bonita, está la chimenea que estaba en el campamento, la iglesia, los cerros y los mineros, ellos eran de la mina vieja”.

Al conversar, Sonia no puede evitar hacer una comparación de épocas y realidades tan distintas, dejando en claro cuál es el recuerdo que brota persistentemente; el tranquilo lugar en que vivió su niñez. “Al llegar de Potrerillos a Paipote, me costó, primero porque yo fui nacida y criada en Potrerillos, era mi país, un pueblo chico, pero estupendo, ningún problema, ya uno se acostaba a la 1 o 2 de la mañana, con las puertas y las ventanas abiertas. No como aquí que a las 8 ya hay que tener casi todo cerrado. No recuerdo bien el año que me vine pero fue el 90 y tantos”, relató la vecina.

EQUIPO

Por su parte, catalina Guerrero comentó que en el equipo de trabajo “somos cuatro estudiantes que trabajamos en dupla. Empezamos a trabajar aquí en marzo de este año y lo primero que hicimos fue un diagnóstico de Paipote, en donde tuvimos que hacer diferentes entrevistas y hablar con juntas de vecinos. Estamos muy contentas de trabajar aquí en Paipote, de trabajar con Pablo –Moya-, hemos tratado de realizar un buen trabajo y creo que el mural de Potrerillos es un buen comienzo, ya que a nosotras nos gustaría que se visibilizara más esta zona, ya que al ser Paipote tan grande, tiene casi 24 mil habitantes -si fuera comuna sería como la tercera más grande de la región- no tiene la importancia que amerita y la gente está abandonada y esto sirve para que se visibilice”, aseveró Guerrero.

Sobre la experiencia de trabajar con las estudiantes de la UDA, que realizan práctica en Servicio País, Pablo Moya destacó que “ellas han sido un apoyo muy importante para mí. Además las estudiantes tienen una motivación que realmente admiro. Tienen mucha energía para estos temas y se nota que les gusta lo que hacen”.

IMÁGENES