Académico de la UDA expuso en VIII Congreso Nacional de Pedagogía Universitaria y Didáctica del Derecho

 ALX2609El catedrático del Departamento de Ciencias Jurídicas, Tomás Garay Pérez, compartió su ponencia denominada “Formación por Competencias y Prácticas Pedagógicas en la Enseñanza del Derecho en la Universidad de Atacama”.

El trabajo, que se generó en el módulo de Espistemología del Magíster de Educación y que se lleva a cabo en la Universidad de Atacama (UDA), por parte de la Facultad de Humanidades y Educación, ganó su oportunidad de ser presentado en el VIII Congreso Nacional de Pedagogía Universitaria y Didáctica del Derecho, que organiza Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

ENSEÑANZA- APRENDIZAJE DEL DERECHO

El académico responsable de esta investigación, Tomás Garay explicó que “el trabajo de investigación estudia cómo la Carrera de Derecho de la UDA ha vivido el proceso de reformulación de su currículum, incorporando el paradigma del enfoque por competencias, pero además cómo puede y debe compatibilizarse con la metodología que se utiliza en el proceso de enseñanza-aprendizaje del Derecho.”

En el trabajo investigativo, la hipótesis que se plantea es que “la formación por competencias no es un modelo propiamente tal, sino que es un enfoque, que trae consigo una serie de desafíos y dentro de ello está el modificar los métodos que utilizamos los profesores para llevar a cabo el proceso de enseñanza aprendizaje del Derecho”.

En palabras de Tomás Garay “no se ha podido romper con esta forma tradicional de llevar a cabo el proceso de enseñanza-aprendizaje, que se enfoca principalmente en el modelo de la Clase Magistral y que se relaciona con una visión conductista de la enseñanza del Derecho y ahí lo relacionamos en el trabajo con la visión de la Pedagogía Crítica”.

El abogado refuerza sus apreciaciones comentando que “en Ciencias Jurídicas, no tiene que comprenderse la enseñanza del Derecho como un proceso en que un profesor dota de contenido a un alumno que se transforma en un recipiente y que luego en el proceso de evaluación, va a tener que repetir de memoria todo aquello que le enseñó este profesor que se ve como un ser superior”.

DIFERENTES METOLOGÍAS

El académico plantea a cambio que “tenemos que transitar -y ese es nuestro gran desafío- hacia un modelo que rescate elementos de lo Constructivista, en que educador y educandos sean co-constructores del conocimiento. La ‘receta mágica’ no la entregamos en el trabajo, pero sí se cuenta con distintos métodos que se proponen, por ejemplo los debates, disertaciones, investigaciones, ensayos, simulaciones de juicio, entre otras”, aseguró.43592877 297030047563617 6892613892292214784 n

Tomás Garay agregó que los diferentes métodos a aplicar en la Pedagogía del Derecho, guardan relación con la especialidad de cada ramo, “rescatamos la visión del profesor Ángel Díaz Barriga, que señala que en el fondo planes y programas de estudio a partir del siglo xx, se configuran a partir de una visión tecnocrática. Entonces la tensión, para qué enseñar el Derecho, si enseñamos el Derecho sólo para formar a abogados y abogadas especialistas y que respondan a las demandas del mercado laboral; o formamos para que el futuro profesional tenga una comprensión acerca de las crisis sociales que se viven y cómo resolver y aportar en la resolución de éstas. Entonces, en este sentido, tenemos que rescatar la visión intelectual de la enseñanza del Derecho”.

EDUCACIÓN DEL DERECHO DESDE LOS ESTUDIANTES

Cabe señalar que esta entrevista fue realizada en el contexto del Congreso Nacional Estudiantil “La Educación del Derecho: una Mirada desde el Estudiante”, por lo que Tomás Garay comentó que “lo enriquecedor de esto es que a veces uno no se da cuenta que los alumnos quizás van un paso más adelante, porque el diagnóstico que realizan, especialmente los estudiantes de la misma Universidad de Atacama, es justamente eso, la crítica que realizan dice relación con que todavía se enseña del modo tradicional, teniendo al alumno como alguien que no sabe y que hay que llenar de contenidos”, apuntó.

El profesional comentó además que “ellos señalan durante que los cinco años de enseñanza más el examen de grado, la memorización es transversal, pero la memorización no ayuda a la generación de un pensamiento crítico complejo, porque se traduce en memorizar para después reproducir. ¿Pero de qué forma nosotros vamos a razonar jurídicamente?”, se pregunta.

El académico de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales añadió que “es interesante porque los mismos alumnos y alumnas tienen la capacidad de realizar este diagnóstico y en este sentido, el desafío de nosotros como profesores, es reflexionar en torno a este diagnóstico que realizan los estudiantes de la carrera”.

Tomás Garay destacó, en este sentido que “coinciden las instancias y es muy interesante porque la Universidad de Atacama también se posiciona, desde un punto de vista vanguardista, en cuanto a la enseñanza del derecho, porque tenemos, por una parte profesores que están participando activamente a nivel nacional en teorizar acerca de la pedagogía del derecho, pero además tenemos esta primera instancia en que son los alumnos los que van creando este congreso, con contenidos que están muy bien planteados y desde una visión bastante crítica”, aseguró.

CLASE MAGISTRAL, UNA METODOLOGÍA QUE PERDURA

También en el contexto del desarrollo del Congreso Nacional Estudiantil, “La educación del derecho: una Mirada desde el estudiante”, el Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Mario Maturana Claro agregó que “la formación en Derecho tiene siglos de desarrollo y estuvo por mucho tiempo fundada en un profesor, que es el que sabe y que un alumno –que no sabe nada- a través de la clase magistral, donde se trata de poner en la cabeza del estudiante un conocimiento”.

Respecto de la metodología de la clase magistral, Mario Maturana aclara que ésta supone “un estudiante pasivo, que no participa mayormente en el proceso. Hoy con las visiones modernas constructivistas, buscamos formar a un estudiante activo, que sea el principal responsable de su aprendizaje y no el profesor, como en el modelo de la Clase Magistral”.

El Decano de Ciencias Jurídicas y Sociales agregó también que “la Clase Magistral sí resulta útil para algunos objetivos y algunas de las metodologías tradicionales, seguramente con mejorías puede seguir aplicándose, porque hay una tendencia a eliminar todo lo del pasado”, complementó.

IMÁGENES