Artículos

Astrofísico italiano destacó la influencia del estudio de exoplanetas para el análisis de la formación planetaria

Esta charla fue una iniciativa del grupo ASTROUDA• Invitado por el Grupo de Astrofísica ASTROUDA, el experto abordó diversos aspectos de la formación planetaria así como de la búsqueda de condiciones similares a la Tierra en los exoplanetas, en Charla Magistral dictada en la UDA

Organizada por el Departamento de Física de la Universidad de Atacama a través de su Grupo de Astrofísica ASTROUDA, se llevó a cabo este martes una Charla Magistral de Astronomía dictada por el Doctor en Astrofísica y Medallas Zeldovich en 2014, Diego Turrini, del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia bajo el título “Formación Planetaria: Lecciones aprendidas del sistema solar y los planetas extrasolares”.

Desarrollada en la Sala D-12, y ante una audiencia compuesta por estudiantes, académicos y astrónomos aficionados, la charla ofrecida por el Dr. Turrini permitió conocer una revisión de los avances recientes en el estudio de los exoplanetas y discutir cómo han afectado nuestra comprensión de las fases más tempranas y misteriosas de la vida de los sistemas planetarios. Durante esta presentación indicó que “durante los últimos diez años, en particular, el estudio de la geocronología de meteoritos suministra nuevos y altamente detallados datos sobre los plazos relativos de formación y evolución geofísica de las diferentes clases de cuerpos planetarios. Al mismo tiempo, los nuevos trabajos teóricos sobre la formación y principios de evolución dinámica de los planetas gigantes ayudaron a salvar la brecha entre la historia contada por el sistema solar y las procedentes de los planetas extrasolares”.

Cabe destacar que este experto además ha colaborado con el desarrollo de misiones espaciales de los Institutos Espaciales de Norteamérica y Europa. Respecto a estas misiones, explicó que “uno de los propósitos de las misiones que hicimos un par de años atrás en el 2013, fue una misión para ir a Urano y Neptuno para estudiarlos porque no tenemos mayor información sobre ellos; sólo pudimos observarlos mediante la misión Voyager 2 (1986 a 1988), es decir, más de 20 años atrás. Propusimos esa misión en parte porque queremos conocer más detalles de estos planetas, de la misma manera que hoy conocemos a Júpiter y Saturno. Por otro lado  estudiar esta zona externa del sistema solar porque conserva más intacta las características de su formación original.”

Búsqueda de vida

Explicó asimismo que hasta el momento el sistema solar es el único lugar del universo donde se sabe con certeza de la existencia de vida, por eso el interés de muchos astrofísicos de estudiar los exoplanetas, planetas que se encuentran fuera del sistema solar. “Buscamos planetas similares a la tierra, porque queremos saber si estamos solos en el universo (…) Lo que no sabemos por el momento, y es por lo que estudiamos exoplanetas, es si somos los únicos en nuestra galaxia. Esto requiere algunas condiciones muy específicas y especiales en orden a dar origen a la Tierra y la vida” expresó el Dr. Turrini. No obstante, añadió que paralelamente se continúa investigando a través de misiones espaciales el propio sistema solar con el fin de indagar en las condiciones y características de los otros planetas, que se estima pueden contar con condiciones para albergar vida, pero de lo cual aún no se cuenta con evidencia.
 
“Que no lo veamos no significa que no esté ahí. A modo de ejemplo, cuando enviaron la misión Galileo al espacio, y miraron atrás a la Tierra, no pudieron ver si había vida en la Tierra” graficó el científico. El problema indicó, es que no contamos con la tecnología aún para llegar a los exoplanetas, pero que sí es factible observar el espacio y buscar aquellos que -fuera del sistema solar- presenten en su atmósfera algunos indicios o características que permitan presumir procesos asociados a la vida, como el de la fotosíntesis (que libera oxígeno a la atmósfera).

IMÁGENES

 

IMÁGENES